Divorcio por ludopatía

Divorcio por ludopatía:

Cada matrimonio comienza por un deseo conjunto de los esposos y acaba por el deseo o necesidad de ambos esposos o al menos uno de ellos.

Cada causa es diferente y deben de quedar en la intimidad matrimonial en todo aquello que no tenga relevancia jurídica, pues existen divorcios por culpa de la adicción al juego y ludopatía, más que por culpa, por responsabilidad y a consecuencia del mismo.

Es muy difícil saber gestionar una relación de pareja en la que uno de los esposos tiene un problema con el juego y ello le hace dilapidar el patrimonio. Ya no es que pueda suponer un empobrecimiento del matrimonio sino que en los casos más graves puede ser tan complicada la situación que se pueden derivar problemas de todo tipo: Salud, malas compañías y adiciones.

El divorcio o separación por ludopatía es algo muy complicado pero se puede tratar y superar. A continuación reproduciremos un relato de unos clientes cuyo matrimonio precisamente acabó por la ludopatía. Se deja constancia del mismo pues la intención de los clientes fue la de ceder anóniamente su experiencia para intentar ayudar a otra personas por medio de la exposición de la difícil situación que han atravesado.

Divorcio por culpa de ludopatía

Testimonio y caso real de divorcio por ludopatía:

En mi caso la ludopatía de mi esposo, S, provocó el divorcio.

Cuando éramos novios nos lo pasábamos bien saliendo con los amigos, y en ocasiones echábamos unas cuantas monedas a las máquinas del bar de mi suegro, lo que nos parecía divertido y en ningún momento pensamos que se pudiera convertir en una enfermedad de ludopatía y que acabaría siendo la causa del divorcio de nuestro idílico matrimonio.

Para hacer la gracia nuestros amigos nos regalaron el viaje de novios a las Vegas, y allí comenzó el principio de nuestro breve matrimonio, y su fin. Teníamos disponibles los dos millones de antiguas pesetas que recaudamos con la boda, y que se iban a destinar para amueblar la casa. En fin, no sólo nos gastamos el dinero que llevábamos, sino que además los dos millones de pesetas, menos mal que teníamos el billete de vuelta comprados..

En el viaje de vuelta en avión discutimos tanto que llegamos a casa y lo primero que hicimos fue buscar un abogado, que nos explico que teníamos que aguantar casados 3 meses. Se nos hicieron larguísimos, pero al menos ahorramos para pagarlo ya que nos quedamos literalmente sin un duro.

Actualmente no sé nada de él, pero si me han dicho que ha tenido graves problemas debido a la ludopatía que padece, le han echado de todos los trabajos por llevarse dinero de la caja, y además tiene muchísimas deudas.

Divorcio por ludopatía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *