DIVORCIO POR DIGNIDAD

DIVORCIO POR DIGNIDAD:

 

En mi caso la relación desde el principio no funciono, ya que continuamente yo era el que “quería más”, y por tanto en cualquier circunstancia, ante la duda yo era el que quedaba en un segundo plano, anulado, a expensas de lo que dijeran otras personas más importantes, aunque fueran unos perfectos desconocidos.

 

Mi mujer, P, hacia caso y se preocupaba de los problemas de cualquier persona, y así se sentía bien, valorada, y decía que era lo junto. Yo cada vez me fui haciendo más pequeño en la relación y llegó el momento en el que estaba tan sometido y centrado en ella que había perdido cualquier signo de independencia.

 

Era una situación muy injusta en la que me sentía muy mal: humillado, rebajado.. etc. Mis problemas e ilusiones nunca fueron importantes ni tenidos en cuenta, y en cambio el problema de cualquier persona, aunque no se lo mereciera, si, y eso hizo que cuando llego un episodio tan grave que no pude tolerar, decidí dejar la relación.

 

Ahora que soy feliz he entiendo que antes no lo era, mi divorcio fue por dignidad.

 

DIVORCIO POR DIGNIDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *