Divorcio por celos

Divorcio por culpa de los celos:

Los celos son una de las principales causas de divorcio.

Existen opiniones de todos los tipos, pero realmente los celos no son algo positivo.

En una relación si los celos están controlados pueden estar dentro de lo normal, es un sentimiento propio de la naturaleza de toda persona.

El problema es que una relación sentimental y matrimonio los celos pueden hacer que la relación deje de ser sana y que pueda volverse enfermiza.

Los celos patológicos o enfermizos pueden corromper la mejor de las relaciones y el mejor de los matrimonios.

Por ello hay que intentar moderar las actitudes y reacciones de ambos esposos y fomentar la comunicación y sinceridad para proteger la relación y de esa manera evitar la separación o el divorcio por causa de los celos.

En ocasiones los celos pueden estar justificados con actitudes inadecuadas de alguno de los esposos, pero para pedir el divorcio no hacer falta justificar causa.

Hay cónyuges que tratan de obtener pruebas de infidelidades para justificar su decisión, pero realmente para un divorcio express o separación matrimonial ni de mutuo acuerdo ni por juicio contencioso requerirá acreditar posibles infidelidades y deslealtades, pues no es algo de lo que se trate en el procedimiento.

Celos

De manera anónima, a continuación compartiremos el testimonio facilitado por uno de nuestros clientes que considera que su matrimonio acabo por culpa de los celos.

Caso real y testimonio de divorcio por culpa de los celos:

Me llamo A, y quiero contar como mi matrimonio derivo en divorcio por los incontrolables celos de mi mujer:

Inicialmente no había ningún problema ya que nos conocimos en nuestro puesto de trabajo, y pasábamos literalmente todo el día juntos (vivíamos, trabajábamos y dormíamos juntos), por lo que no tenia motivo alguno para tener celos, ella estaba en cada momento de mi vida.

Posteriormente, promocione, y cambie de puesto de trabajo y por tanto de compañeros, centro y horarios. Ello produjo una profunda desconfianza por parte de mi mujer, S, que constantemente me espiaba, preguntaba a mis compañeros sobre mi y trataba de controlarme y limitarme en todo momento.

Si por algún motivo tardaba más en llegar a casa, me llamaba y exigía que le diera explicaciones al detalle, y si no le cuadraba mi contestación era capaz de dejar lo que estuviera haciendo y cerciorarse personalmente de que no le mentía. Con ese tipo de actitudes posesivas y de falta de confianza, la relación se fue desgastando.

Ella cada ve quería controlarme más, y yo cada vez me sentía menos a gusto con su actitud, por lo que un día en uno de los numerosos malos entendidos la situación se hizo insostenible, puesto que aseguraba que estaba liado con la pareja de mi mejor amigo, lo que incluso provoco que perdiera la amistad con él, de lo que por cierto me arrepiento muchísimo.

Afortunadamente no teníamos hijos ni bienes y a pesar de que le costo aceptarlo tramitamos un divorcio amistoso. Recomiendo a todos los que se encuentren en la misma situación que hablen con su pareja de una forma sincera, puesto que si no hay confianza en la pareja, inevitablemente acabara en divorcio o separación.

Tengo varias amistades que se han divorciado por celos, y más con las nuevas tecnologías, y otras que deberían hacerlo puesto que llevan una relación caso masoquista de continuas discusiones, justificaciones y reproches. Con celos y sin confianza no merece la pena el matrimonio y lo mejor es el divorcio.

Divorcio por celos

Divorcio por culpa de los celos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *