Divorcio de matrimonios por la Iglesia ⛪

No existe la posibilidad de tramitar un divorcio que tenga efectos eclesiásiticos. El matrimonio canónico se rige por una serie de principios estructurales entre los que se encuentra el de indisolubilidad y impide que sea posible el divorcio civil.

Divorcio de matrimonios por la Iglesia ⛪
El divorcio en la Iglesia

Desde el momento en el que contraemos un matrimonio religioso también se inscribirá el matrimonio en el Registro Civil.

Por ello, en una misma celebración matrimonial tendremos dos efectos muy diferentes. Por un lado tendremos un vínculo matrimonial religioso y por otro lado civil.

Cada uno de los matrimonios se regirán por las especialidades de las normas civiles o canónicas.

Mientras que los procesos civiles se tramitarán en los Juzgados de Primera Instancia mientras que los religiosos se tramitarán en el Tribunal Eclesiástico competente.

Mientras que el procedimiento de divorcio civil consiste en la disolución del vínculo civil que en día nació con el matrimonio el proceso de nulidad eclesiástico matrimonial canónico supone la apreciación de la concurrencia de una causa de nulidad que declara que el matrimonio no llegó a perfeccionarse.

Todo matrimonio tendrá efectos civiles, mientras que los matrimonios civiles no tendrán ningún tipo de efecto en el ámbito religioso.

Diferencias entre separación civil y nulidad eclesiástica:

Divorcio de matrimonios por la Iglesia ⛪
Diferencias entre matrimonios

La separación o divorcio civil no tiene efectos eclesiásticos ni la nulidad canónica tiene efectos civiles.

La diferencia entre el matrimonio desde el ordenamiento jurídico civil y el religioso es que cada uno es independiente.

El matrimonio civilmente supondrá que los miembros del matrimonio desde el momento de la celebración estarán sometidos jurídicamente a los efectos que Ley establece para ellos, como por ejemplo los patrimoniales.

El matrimonio religioso tendrá efectos única y exclusivamente en el ámbito eclesial. Evidentemente supondrá que cada uno de los contrayentes deje de ser considerado como un creyente soltero a formar una nueva familia bajo los principios religiosos de la Iglesia como son: La indisolubilidad, la prole, la ecuación de los hijos en la fe… etc.

Hay muchas diferencias, tantas como su naturaleza civil o religiosa. Se trata de la misma institución, la del matrimonio, pero una versa sobre los efectos en la esfera legal y otra de las creencias religiosas.

Inicio del matrimonio:

Divorcio de matrimonios por la Iglesia ⛪
Iniciar matrimonio

Ambas consisten en el sometimiento voluntario de los contrayentes que desean formar un matrimonio. Para el inicio de cualquier matrimonio sí es necesario el consentimiento de ambos novios contrayentes.

No existen ni en el ámbito civil ni religiosos matrimonios a medias, pues es un «bloque» indisponible.

El matrimonio puede ser constituido de diferentes maneras de las que el ámbito religioso sólo reconocerá sus propias celebraciones religiosas, mientras que el civil reconoce tanto las celebraciones civiles como religiosas, siempre que en todos los casos concurran los requisitos necesarios al efecto.

Fin del matrimonio:

El matrimonio por la Iglesia es para toda la vida por lo que el matrimonio sólo se disolverá por el fallecimiento del primer cónyuge en fallecer.

Otra situación es aquella que se produce cuando se estima la petición de nulidad eclesiástica caso en el que no es que se ponga fin al matrimonio, sino que se declara que no existe el matrimonio por no haber existido nunca. La petición de nulidad eclesiástica matrimonial puede ser tanto de mutuo acuerdo si ambos están de conformes en la petición de nulidad por entender que entienden los capítulos y causas por las que se solicite la nulidad; pero también por lo contencioso.

Se trata de un procedimiento en el que interviene el Defensor del Vínculo (con muchas diferencias, es una especie de «Fiscal» en el ámbito judicial eclesiástico) y que necesita dos sentencias conformes de dos Instancias de Tribunales Eclesiásticos.

En el caso de matrimonios civiles debemos de diferenciar a su vez dos situaciones.

La primera aquella que se hace en vida de ambos cónyuges pudiendo ser a instancia de ambos cónyuges al igual que en el momento de contraer el matrimonio, pero también a instancia de uno sólo en procedimiento contencioso.

Hay muchas personas que no lo entienden en la práctica y parece que al igual que al inicio del matrimonio se debe de dar el consentimiento y decisión conjunta de ambos, para el divorcio también. Pero no se puede obligar a nadie a mantener un matrimonio que no quiere tener y es por ello que prevalece el derecho de un cónyuge a finalizar el matrimonio a cualquier intento del otro de mantenerlo, pues en España no cabe oposición a la declaración de divorcio de una demanda contenciosa.

Evidentemente al igual que ocurre con el matrimonio religioso en el ámbito civil, la muerte de uno de los cónyuges extingue el matrimonio.

Régimen económico matrimonial:

Divorcio de matrimonios por la Iglesia ⛪
Régimen económico matrimonial

El régimen económico matrimonial es uno de los efectos civiles del matrimonio.

En el ámbito civil se podrá acordar el régimen económico matrimonial mediante las capitulaciones matrimoniales o su disolución en su caso por medio de la suspensión del matrimonio por la separación o la disolución del vínculo definitiva por divorcio.

En cualquier momento del matrimonio se pueden otorgar capitulaciones matrimoniales para cambiar a otro régimen económico del matrimonio pero para ello es necesario el consentimiento de ambos cónyuges, de lo contrario se mantendrá el vigente hasta la separación, divorcio o fallecimiento de uno de los cónyuges.

Divorcio de matrimonios por la Iglesia ⛪
5 (100%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *