DIVORCIO DE BUENA FE

Por divorcio de buena fe debemos de entender aquel que se tramita sin intención de engañar o aprovecharse de la otra parte, haciendo prevalecer por medio de la imposición los intereses de una de las partes sobre los de la otra a sabiendas de su no procedencia. El divorcio de buena fe puede ser tanto de mutuo acuerdo, como contencioso, pues el hecho de que los esposos no hayan podido ponerse de acuerdo en la regulación de su divorcio es responsabilidad mutua de modo que no tiene porqué suponer la falta de buena fe.

 

En derecho siempre se debe de actuar de buena fe, de tal modo que para los casos en los que en el cauce de un proceso de divorcio express se acredita o existen serias dudas sobre la buena fe de una de las partes, la sentencia de divorcio en proceso contencioso será perjudicial para sus derechos, incluso pudiendo imponérsele las costas procesales (supuestos de manifiesta mala fe o temeridad procesal).

 

Lo ideal es que ambas partes acudan al proceso de divorcio de buena fe para tratar de buscar un acuerdo de divorcio que otorge soluciones jurídicas a sus necesidades familiares. En lo que se refiere a acuerdos de divorcio en los que debe de preponderar la buena fe, recomendamos consultar la web WWW.ACUERDODEDIVORCIO.COM.

On octubre 9th, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje