Divorcio con sensibilidad

Divorcio express con sensibilidad

En un divorcio cambia por completo la vida de las dos personas que componen el matrimonio que antes compartían un proyecto de vida común y ahora pasan a hacer proyectos de vida separados.

Separarme de mutuo acuerdo sin perder el respeto
Sensibilidad y divorcio

Es volver a empezar desde cero con muchas posibles dudas, miedos e incertidumbres.

Tanto los esposos que se divorcian como el despacho de abogados que gestiona el expediente debe de tener la sensibilidad adecuada.

No se puede perder la sensibilidad y consideración que merece un proceso en el que dos personas dan por terminado su matrimonio.

Toda persona casada se presupone que tiene la capacidad de tomar sus decisiones de manera autónoma para separarse o divorciarse al igual que ocurrió en el momento de contraer matrimonio.

Lo que se debe de hacer es respetar la intimidad de la persona y no condicionar ni la decisión de mantener el matrimonio ni la de divorciarse, pues la decisión debe de ser lo más libre posible.

Es por ello que nosotros consideramos que no se debe de perder la sensibilidad de mantener la intimidad de cada persona sin hacer valoraciones en favor o en contra de las decisiones estrictamente personales.

Toda decisión puede tener trascendencia jurídica y ese en esa dimensión legal en la que debe de intervenir el abogado en aras de resolver cualquier duda jurídica y delimitar los derechos, obligaciones y alternativas legales a los derechos del matrimonio y de cada una de las partes.

Decisión de divorciarse:

Antes de tomar la decisión de divorciarse ambas partes deberían de sopesar la decisión adecuadamente, pero evidentemente no siempre es así.

En ocasiones nos podemos precipitar con el divorcio pero tal vez en otros muchos casos nos pudimos precipitar en la decisión de casarnos.

Por ello en ocasiones podremos equivocarnos cuando nos queremos divorciar o tal  vez sea un error mantener un matrimonio que no queremos ni nos hace bien.

¿Quién valora eso?, evidentemente cada persona y todos tenemos derecho a divorciarnos sin tener motivos o mantener un matrimonio a pesar de tener sólidos motivos para divorciarnos.

Por ello debemos de tratar de ser lo más reflexivos que sea posible tanto en el momento de casarnos, como de divorciarnos así como en las pequeñas y grandes decisiones de cada día.

Nadie sabe qué hay detrás de una ruptura y por ser un tema muy delicado y personalísimo desde nuestro despacho de abogados no entramos nunca en lo íntimo y personal tratando con delicadeza todo aquello que pueda afectar a la parte emocional.

En un matrimonio con hijos comunes puede ser mucho más complicado pues se mezcla la relación puramente matrimonial entre los cónyuges y la paternofilial entre padres e hijos.

Por ello se recomienda esforzarse por cuidar la relación mientras es posible directamente por los cónyuges.

Acudir a terapia de pareja o cualquier tipo de mediación que pueda ser positiva y cuando consideren que su deseo es la ruptura, acudir a un abogado experto que le explique sus derechos para evitar someter a la relación a mayor presión y desgaste de la que puede soportar.

El problema en muchos casos es mantener la fase de decadencia matrimonial demasiado tiempo de tal manera que ambos pasen un periodo de desgaste y degradación de la relación innecesario que hace precisamente que el divorcio se complique en todos los sentidos.

Matrimonio y divorcio con sensibilidad es necesario.

Divorcio con sensibilidad emocional
Sensibilidad matrimonial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *