DIVORCIO CON NATURALIDAD

DIVORCIO CON NATURALIDAD

 

La sociedad cambia. Se nota en muchos aspectos de la vida, a los que vamos teniendo cierta edad ya nos decían de niños que todo antes era muy diferente, y mirando atrás ya de adultos nos damos cuenta de que de entonces a esta parte muchas cosas han cambiado también, incluso más rápidamente que nunca.

El divorcio es una de esas cosas que han cambiado sustancialmente, ya no sólo por la ley, que obviamente que sí, pero además en las connotaciones sociales del divorcio y la propia percepción del mismo.

En España hemos pasamos en poco tiempo de una sociedad tradicionalista en la que había un modelo de familia ampliamente dominante, caracterizado por un padre que trabajaba, una mujer que cuidaba del hogar y unos hijos, donde la tradicional concepción del matrimonio como un vínculo indisoluble sufrió una conmoción al llegar el divorcio, por lo que divorciarse resultaba mucho más escandaloso.

Actualmente ese componente de “escándalo” está diluido en buena medida, dado que gracias a que llevamos tiempo conviviendo con el divorcio en la sociedad y el divorcio de mutuo acuerdo ha facilitado el entendimiento entre los cónyuges que se divorcian, la sociedad ha terminado por asumir que el divorcio es algo que se produce con cierta “naturalidad” o “normalidad”, pero eso no quiere decir que el divorcio haya perdido su dramatismo, ni muchísimo menos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *