DIVORCIO CON CALMA

DIVORCIO CON CALMA

 

Salvo para los divorcios más pacíficos, que son calmados de por sí, conviene recordar que el divorcio es una cuestión delicada que no puede hacerse con prisas, excepto en aquellos casos más sencillos en los que no hay ningún motivo de conflicto, ni nada sobre lo que discutir, algo que, por cierto, no es tan infrecuente como mucha gente piensa.

Efectivamente, cuando no hay puntos potencialmente conflictivos los cónyuges se divorcian de mutuo acuerdo sin ningún tipo de problema, resultándoles más rápido, barato y sencillo que si se divorciaran de forma contenciosa, algo que, por tanto, en tales condiciones resultaría absurdo.

Hay por el contrario quien sí tiene puntos potencialmente conflictivos que pueden complicar los acuerdos a plasmar en el convenio regulador de divorcio, requiriéndose por tanto una atención más pormenorizada, siendo especialmente importante el contexto socioeconómico y personal de los cónyuges y sus características personales para resolver dichos puntos, de tal manera que hay quienes lo consiguen sin mucho esfuerzo y quienes necesitan mayores dosis de paciencia, no siendo por ello ni mucho menos imposible llegar a unos acuerdos que resulten convenientes y aceptables para todos, pensando especialmente en los hijos menores cuando los hay, y con calma, puede conseguirse.

 

On enero 10th, 2014, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje