DIVORCIO CERCANO

DIVORCIO CERCANO

 

Un divorcio puede estar cercano de diversas formas, ya sea el divorcio de uno mismo o una misma bien porque el matrimonio tenga determinados problemas que amenacen su futuro, o bien porque esos problemas sean tan graves, o porque no encontrándose vías de solución se vayan agravándose de tal manera que su superación parezca cada vez más improbable, pero al hablar de divorcio cercano también podemos referirnos a un divorcio ajeno de alguien cercano, de nuestro entorno.

Si estamos en el primero de los casos, es decir, que estaríamos hablando del divorcio propio, las formas de percibirlo y afrontarlo variarán enormemente según las características de los cónyuges (tanto individualmente como en pareja) y de su contexto, de cuya conjunción la cercanía del divorcio podrá convertirse en progresiva lejanía o por el contrario hacerse presente, dando lugar al divorcio o la separación.

Cuando por el contrario el divorcio no atañe directamente a uno mismo o una misma pero sí lo hace indirectamente, porque afecta a alguien cercano que es importante para nosotros, la actitud a adoptar tampoco es sencilla, porque tendrá que ponderar muchos casos y no olvidar en ningún momento que se trata de un asunto muy íntimo y privado de aquellos que lo sufren.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *