DIVORCIO A LA CARTA

DIVORCIO A LA CARTA

 

Si el divorcio pudiera ser completamente a la carta, para empezar probablemente no se divorciaría nadie porque lo deseable es que los matrimonios salgan bien y que todo el mundo sea muy feliz en su matrimonio, pero, como es bien conocido, las cosas no siempre son como nos gustaría, y hay matrimonios que finalmente no salen adelante.

Los divorcios nacen de conflictos, de desengaños, de problemas, y visto así, el divorcio no es fácil en sí mismo y por lo tanto suele haber siempre alguna dificultad, es decir, el divorcio no puede ser siempre exactamente como quisiéramos, pues entraña un entendimiento con el otro cónyuge para establecer la regulación del divorcio, cosa que puede ser difícil cuando hay puntos delicados potencialmente conflictivos, tales como la existencia de hijos comunes menores o bienes comunes y todo ello se acompaña de una relación personal que no es extraño que sea mala.

Cuando el entendimiento no se consigue sólo queda la vía del divorcio contencioso, en el que cada cónyuge defenderá sus respectivas pretensiones por medio de abogado y procurador en un juicio, pero, siempre que sea posible, lo recomendable es que los cónyuges lleguen a acuerdos y establezcan la regulación de su divorcio por sí mismos, lo cual resulta menos conflictivo que un juicio y acorta sensiblemente tanto los plazos como el coste económico del divorcio.

En el divorcio de mutuo acuerdo los cónyuges elegirán por sí mismos las condiciones que acuerden establecer para su divorcio, ellos elegirán, y si bien toda negociación implica renuncias y generosidad mutuas.

 

On enero 13th, 2014, posted in: divorcioblog by

Dejar mensaje