Derecho de visitas de los niños en Navidad

Derecho de visitas de los niños en Navidad:

En nuestro bufete abogamos por el establecimiento de un sistema de visitas flexible que se adapte en la medida de los posible a las necesidades  y preferencias de los niños, mas que al deseo particular de los padres (que debería de ser secundario) que en muchos casos se mueven por intereses propios llegando a utilizar a los menores voluntaria o involuntariamente.

La compañía y cuidado de un hijo no debe de ser estricta y exacta, pues en dicho caso limitamos la vida de nuestro hijo a la aplicación de un convenio regulador o sentencia estricta. Tal vez no nos guste la familia de nuestra ex pareja y padre o madre de los niños, pero debemos de respetarla, e incentivar que nuestro hijo se relacione en un contexto neutro, con predisposición a valorar por si mismo la importancia que quiere dar a cada uno de los miembros de la familia.

La Navidad es para los niños, los padres deben de asumir su responsabilidad y ante la duda, ceder por los hijos aunque le pueda parecer injusta la situación, realmente, la gran mayoría de los enfados y disputas de la Navidad, no tienen importancia (regalos, cenas, comidas, visitas… etc), lo importante es generar un ambiente de cariño y felicidad para el niño, y a pretender “salirse con la suya” ambos progenitores se llega a enfrentamientos, influencias negativas, espectáculos familiares dantescos que lejos de beneficiar a los hijos, les enseña un muy mal ejemplo a seguir.

Debemos dejar a los niños ser niños, y si el día que no le corresponde a la madre o padre el niño quiere ir (a una celebración con sus primos, cumpleaños, evento… etc) se debe de permitir, y favorecer que un niño con padres divorciados pase una feliz Navidad, no pretender exigir el derecho de visitas en primera persona, sino en todo caso el derecho de los niños a pasar unas navidades felices. Debemos de ser razonables aunque tal vez no lo sean con nosotros, debemos de ceder aceptando que tal vez no hemos tenido al hijo con la persona adecuada para nuestra vida, pero respetar que tiene exactamente los mismos derechos y que cualquier limitación o crítica no se hace solo a nuestra ex pareja, sino además al padre o madre o de los hijos, lo que hemos elegido nosotros, no nuestros hijos.

En primer lugar debemos de ceder y entendernos para poder pasar todos una feliz Navidad, y sólo en caso de imposibilidad, aplicar la regulación, pero no de un modo intransigente, sino pensando en lo mejor para los menores para que disfruten con ilusión y sin ningún tipo de injerencia ni alienación por nuestra parte ni nuestro entorno. Que nuestra ex pareja haga lo que quiera, no lo podemos evitar, sólo condicionar positivamente, pero lo que nos parezca mal que hagan los demás, precisamente no debemos hacerlo.

 

On diciembre 10th, 2017, posted in: divorcioblog by Tags: , , ,

Dejar mensaje