CONSECUENCIAS DEL INCUMPLIMIENTO DEL RÉGIMEN DE VISITAS

CONSECUENCIAS DEL INCUMPLIMIENTO DEL RÉGIMEN DE VISITAS:

 

Desde el momento en el que una sentencia ya sea de divorcio, separación matrimonial o guarda y custodia contenciosa o por medio de la homologación de un convenio regulador de mutuo acuerdo, establece un determinado régimen de visitas, este deberá ser cumplido es sus estrictos términos por ambos esposos, de tal manera que cualquier incumplimiento de uno de los progenitores podrá ser denunciado por el otro.

 

En el caso de régimen de visitas, desde el momento en el que uno de los esposos denuncia un determinado incumplimiento, judicialmente se tramitará como un juicio de faltas en el que se deberá de acreditar dicho incumplimiento, pudiendo incluso el progenitor que supuestamente ha incumplido acreditar su imposibilidad y en su caso el previo aviso al otro progenitor; pues de lo contrario se le impondrá una multa, y se sentará un precedente que ayudará al cónyuge denunciante a solicitar en el caso de reiterados incumplimientos el cambio de sentencia a los efectos de adecuarla a las circunstancias reales, o lo que es lo mismo, reducirla para ajustarla a las visitas reales que realiza el otro esposo.

 

En ningún caso será computado como delito, y en cualquier caso necesitará forzosamente la denuncia de uno de los esposos, de tal modo que el hecho de que un determinado matrimonio divorciado o separado acuerde y aplique en su vida familiar un régimen distinto al establecido en sentencia no supondrá ningún problema, más allá de la posibilidad de reclamarse entre los esposos el estricto cumplimiento forzoso de la sentencia en caso de disputa o discrepancia. Por ello será esencial que el marido y la esposa tengan la mayor flexibilidad y comprensión posible a la hora de aplicar el régimen de visitas en beneficio de los hijos comunes.

Dejar mensaje