Blog

Evitar el divorcio está Navidad.

¿Qué podemos hacer para tratar de pasar una felices fiestas navideñas sin que corra riesgo nuestro matrimonio?. Podemos pensar inicialmente en los típicos consejos y recomendaciones:

Evitar divorcio en Navidad
  • No hablar de temas sensibles que se sabe que va a crear un conflicto familiar. No sólo los mas típicos como política, religión o fútbol. También cualquier tema que pueda hacer sentir mal por comparaciones o cuestiones despectivas a cualquiera de los familiares y amigos.
  • No beber demasiado para no decir las grandes verdades retenidas durante todo el año o incluso varios años atrás.
  • Evitar relacionarse con personas con las que se sabe que se va a chocar. De igual manera intentar evitar en la medida de lo posible que se relacionen personas que se sabe que no tienen buena relación y son una verdadera bomba de relojería que en cualquier momento puede crear un conflicto.
  • Si la situación es muy complicada en las celebraciones de Nochebuena, Nochevieja, Navidad.. etc, tal vez la mejor opción sea la de no ir a dichas celebraciones comunicándoselo a las demás partes de la forma mas clara posible para evitar malos entendidos.
    Evitar conversaciones tóxicas que nos llevan a conclusiones y reacciones muy dispares que en definitiva supondrán que las personas no puedan estar a gusto.

Replantearnos y decir qué Navidad queremos y podemos tener:

Replantear la Navidad

Debemos de replantearnos detenidamente el motivo por el que nos reunimos y juntamos en Navidad.

Debe de ser algo positivo pues de lo contrario estamos realizando una costumbre por imposición social que no nos permitirá vivir como queremos.

Si se siguen esas pautas de vida en definitiva podremos tener una relación matrimonial muy débil que en definitiva tendrá compromisos que crearán un malestar y perjuicio directo o indirecto en todas las partes.

Esforzarse en llevarse bien y por tener buena relación, pero si no es posible, no soportar situaciones que nos van a hacer daño a nosotros y a los demás.

Tal vez nuestro mal estar en fechas navideñas se debe a no haber podido pasar unas felices navidades los años anteriores y tener el compromiso de seguir realizando las mismas costumbres insatisfactorias.

Esta situación a la larga puede provocar la separación o el divorcio del matrimonio que por tanto puede ver peligrar sus pilares estructurales.

Cada persona tenemos nuestra vida y cuando nos reunimos tenemos que intentar que en la medida de los posible la experiencia esté adaptada a la mayor parte de la familia en todos los aspectos. En primer lugar para nosotros que somos los que en primera persona podemos saber qué es lo que exactamente queremos, pero sin olvidar que los demás tienen la misma importancia y derechos.

Por ejemplo, si existen personas en una familia con unas determinadas incontinencias alimentarias, tratar de diseñar un menú compatible o cuanto menos una solución alternativa que integre esas necesidades especiales.

Si existen gustos y afinidades intentar reforzarlos evitando caer en los hábitos tóxicos que pueden terminar arruinando la comida con ingestas abusivas y excesos que nos hace que ni nosotros mismos disfrutemos del momento de reunión familiar.

Regalos por compromiso. Hay familias que tienen la buena costumbre de intercambiar regalos, pero es muy fina la línea que separa el deseo de regalar recíproco y el verdadero compromiso. En muchos casos se pierde el norte en cuanto a lo importante del regalo y sólo se fijan en lo económico, en el valor o importancia del regalo, en la comparación con los demás y en los años anteriores lo que crea una rivalidad que hace que lejos de ser un momento especial y bonito hace que cree mas tensión, rencillas, envidias y sentimientos enfrentados.

Aprender a querernos mejor como regalo:

Tenemos todo el año para juntarnos y para regalarnos los unos a los otros lo que queramos. ¿Qué regalo queremos y qué regalo quieren los demás que le hagamos?

En muchos casos nos dedicamos todo el año a cosas que son lo contrario de lo que nos une a esas personas, y después pretendemos hacer un regalo a final de año que demuestre lo mucho que le queremos.

Los mejores regalos son los que se pueden dar día a día y sobre todo aquellos que no tienen un valor económico. Dentro de todos los que podemos entregar a los demás, aquellos que prefieren nuestros seres queridos, lo que a veces es complicado por la personalidad de cada uno y problemas tanto de comunicación general inicial como de sensibilidad en la intimidad de cada relación.

Regalo de Navidad

La Navidad es un momento del final de cada año en el que mas que hacer proyectos personales, se debería hacer un balance de si en años venideros queremos seguir rodeados de las miasmas personas que el años anterior y así reunirnos un año mas y otro y otro o decidir en la medida de lo posible si prescindimos o al menos desearíamos prescindir de la compañía de alguno.

Y esto, extrapolarlo a cada parcela de nuestras relaciones personales abrazando y favoreciendo las que verdaderamente queramos y nos hagan bien, y desechando aquellas que nos perjudican y no queremos.

Sólo nosotros mandamos en nuestra vida y si no tomamos las riendas acabará siendo aquello que no hemos decidido, sino aquello a lo que ha derivado por las influencias y condicionante de todo lo que nos rodea: Personas y circunstancias.

Ninguna familia es perfecta. Y si bien es cierto que nos puede encantar estar con nuestra mujer o marido, siempre está el típico familiar político que nos hace que se nos atraganten un poco las fiestas. Puede ser nuestro suegro, suegra, cuñado o cuñada, sobrinos, tíos, abuelos.. etc. En muchos casos las fiestas familiares nos hacen tener que juntarnos sí o sí con ellos, pero tal vez lo que si podemos controlar es que ese encuentro sea lo mas limitado y menos tenso posible.

La verdad de una familia en Navidad:

Cada caso es un mundo, pero estamos seguros que si en una cena o comida de Navidad todas las personas dijeran cómo se sienten, lo que piensan y necesitan de los demás con las cosas que nos gustan o molestan de cada uno de ellos, probablemente muy pocas familias se juntarían para celebrar prácticamente nada.

No hay que ser radicales, pero tampoco vivir una vida de paripé de compromiso a compromiso. Cabe el divorcio no sólo en nuestro matrimonio sino también de nuestra familia política e incluso de la nuestra propia.

No existe ningún problema en que en unos días se celebre una fecha señalada con una familia y otra con la otra. Tampoco pasa nada de no celebrarse con alguna de ellas, ni si se celebran todas solo con una, el problema es que esa organización y distribución suponga un conflicto.

Todos los días del año podemos reunirnos a pesar de que hemos de reconocer que en Navidad, al igual que en verano y Semana Santa son fechas familiares incluso condicionadas por las vacaciones del trabajo que nos hacen relacionarnos mas que nunca.

La esencia de la Navidad

En las Navidades nos pueden entrar ganas de relacionarnos mas con nuestros seres queridos, de vernos mas con ellos, de seguir disfrutando de momento juntos a lo largo de todo el año; pero lo que también ocurre es que nos acordemos de todos aquellos motivos por los que no soportamos ni aguantamos a familiares y amigos.

A lo largo del año vamos llevando bien la relación al no tener que vernos ni estar juntos, pero cuando ello sucede en fechas señaladas es un verdadero calvario y problema que nos debe de hacer reflexionar.

Tal vez pensamos que sólo nos hemos casado con nuestro cónyuge, y no con toda la familia, pero una de las bases de la institución del matrimonio es que hay que compartir y quererse en lo bueno y en lo malo, cada persona es un lote, un todo indivisible. El problema es cuando uno de los cónyuges se quiere relacionar familiarmente con una persona y el otro no.

Debemos de tratar de integrarnos en la vida familiar, personal, profesional y cualesquiera ámbitos de la vida de nuestro cónyuge, pero todo tiene límites y hay que buscar el equilibrio en la medida de lo posible.

Tan malo es no querer relacionarse con la familia de mi esposo o esposa como hacerlo sin soportarlo realmente. La relación se va deteriorando y puede acabar en verdaderos conflictos por situaciones creadas sin darnos cuenta en el día a día.

Suicidio y divorcio

Separación y suicidio

El divorcio es un salto al vacío, un paso a lo desconocido pero en ningún caso nos debemos dejar llevar por la desesperación.

Hay solución para todo, cualquier cambio de vida producido por la separación de un matrimonio puede asustarnos pero bajo ningún conceptos debemos de plantearnos ni mucho menor protagonizar un intento de suicidio.

Las personas necesitamos sentir que tenemos la situación bajo control y cuando no es así sufrimos. Toda incertidumbre crea un sentimiento negativo de miedo a no poder volver a una situación previa a la que nos hemos acomodado.

Tenemos una limitada resistencia al dolor pero no por ello debemos de tomar una decisión tan injusta para nosotros mismos y los nuestros como es el suicidio.

A todas las personas se nos puede ocurrir la idea de quitarnos de en medio cuando no somos felices, cuando tenemos dudas de cómo vivir una vida para la que no estamos preparados. Enfocar un nuevo proyecto legal con los posos de un matrimonio que ha acabado en separación o divorcio con lo que ello puede suponer:

  • Vínculos patrimoniales como son propiedades comunes, hipotecas, deudas y préstamos personales… etc.
  • Vínculos paternofiliales con hijos mayores o menores y todos los derechos y obligaciones inherentes a los mismos… etc.
  • Sentimiento de rechazo y desvinculación social con La ruptura con todo lo anterior sin saber si en nuestra nueva vida es posible y verdaderamente nos gusta.

¿Suicidarnos va a arreglar nuestros problemas de pareja?.

Problemas de pareja

Evidentemente no. No hay vuelta atrás de una decisión que nos destruiría  y haría daño a todas las personas que nos quieren.

Suicidarse debe de ser la última ultimísima opción después de haber intentado con todas nuestras fuerzas salir adelante y después de haber pedido toda la ayuda que este en nuestra mano.

Intentar superar el divorcio:

Nadie puede atreverse a decir que un divorcio sea fácil, pero no puede ser tan doloroso como para llegar a plantearnos quitarnos nuestra vida. Bajo ningún concepto un intento autolítico ni menos aún su consumación.

Una pareja y matrimonio nos complemente, hace nuestra vida pueda ser mejor, pero nunca ser tan necesario como para plantear que no merezca la pena nuestra propia vida sin nuestra pareja.

No debe de existir una dependencia tan grande que haga que sintamos que forzosamente debemos de tener a nuestra mujer o marido a nuestro lado en nuestra vida. La vida da muchas vueltas y cuando sentimos que ni podemos seguir con la relación o es nuestra pareja la que no puede seguir con nosotros no se acaba el mundo, acaba una fase de nuestra vida.

De nosotros depende que poco a poco podamos rehacer nuestra vida. Que podamos volver a sentirnos bien con nosotros mismos y después que podamos comenzar un nuevo proyecto con una nueva pareja o incluso nuestra ex pareja si también quiere pero teniendo las cosas claras en la medida de lo posible.

Debemos de aprender de nuestros errores, no martirizarnos con nuestros fallos ni hacer un drama de victimismo por lo injusta que ha sido nuestra vida sentimental con nosotros. La vida es

Buscar ayuda y dejarnos ayudar:

Son dos cuestiones diferentes. En primer lugar buscar la ayuda que esté en nuestra mano, tanto de nuestro entorno personal de familia y amigos como de terceras personas profesionales.

En segundo lugar, una vez que hemos pedido ayuda o sin pedirla tenemos la suerte de tenerla, tener predisposición positiva que permita que seamos ayudados.

Desde nuestro despacho apoyamos a toda persona que lo necesite a cambiar su vida de la manera mas positiva y constructiva posible. Hay que buscar soluciones en el ámbito legal y en el psicológico.

Lo fácil es tirar la toalla, y desde el momento en el que está leyendo esto debe saber que tiene en nuestro bufete a personas que están dispuestos a intentar ayudarle, que no esta solo o sola, sólo falta que decida optar por nosotros o cualquier otro tipo de apoyo.

Lo mas importante es querer salir adelante con valor y sin mirar atrás aprendiendo a tomar decisiones y adaptarse de manera inteligente a la mejor opción de vida posible que paso a paso hará que su vida vuelva a ser como quiere en la medida de lo posible si no lo intenta por supuesto que nunca será como quiere pero no por no ser posible, sino por no atreverse a intentarlo. No tiene nada que perder y sí mucho que ganar.

Todas las personas podemos sentirnos “de bajón” pero no eres la única persona, por complicada que sea tu situación, siempre hay salida, siempre merece la pena seguir hacia delante.

Premio gordo de la lotería de Navidad y divorcio

Gordo de Navidad

No son pocos los casos en los que una persona ha sido agraciada con un premio de la lotería de Navidad ya sea el Gordo o el Niño, una Primitiva, una Quiniela, un Euromillón… etc. Y en ese caso su situación personal y familiar cambia.

¿Por qué?. Tal vez el cambio de circunstancias económicas provoca una tendencia de querer divorciarse de la persona a la que le ha tocado frente a una correlativa a querer mantener el matrimonio a quien no le ha tocado.

¿Qué ocurre cuando le toca a los dos?, ¿de qué depende de que le toque a uno o a los dos?. A lo largo de la publicación iremos dando respuestas a todas las preguntas.

Cobro de premio de lotería mio propio o compartido.

En primer lugar debemos de aclarar que cualquier boleto de lotería premiado supone un verdadero “cheque al portador” de la persona que acude a cobrarlo. No son documentos nominativos expedidos a una persona o un conjunto de personas concreto.

Reparto y cobro del premio gordo o del Niño de la loteria
Reparto de lotería

Es muy frecuente que en familias, empresas y meras amistades se compartan números de lotería lo que supone un problema de cara al cobro y reparto.

Salvo prueba en contrario el premio es de la persona que acude a cobrar el boleto premiado y las personas que sostengan tener algún derecho sobre el mismo tendrán la carga de la prueba para acreditarlo.

Si lo acreditan tendrán derecho al cobro de la parte que corresponda, sino no. Para el caso de que el portador del boleto premiado lo cobre y se quede con el dinero sin que exista posibilidad de acuerdo de reparto amistoso de mutuo acuerdo, cabrá la reclamación judicial del mismo.

Derecho al premio de lotería en matrimonios:

Lo importante es conocer que régimen económico matrimonial tiene un determinado matrimonio. Para ello debemos de aclarar el régimen económico por defecto supletorio en función del lugar en el que se ha contraído un determinado matrimonio en España y la posibilidad de modificarlo.

Régimen económico por defecto:

En todo el territorio nacional el régimen económico matrimonial es el de sociedad de gananciales, salvo que se haya contraído en Cataluña o Comunidad Valenciana después de 2008 caso en el que por defecto el régimen económico matrimonial será el de separación de bienes. Este régimen económico será aquel que la Ley atribuye a todo matrimonio que no opta por decidir el régimen económico de su matrimonio

Cambio de régimen económico matrimonial:

Existen dos posibilidades para el cambio de régimen pudiendo ser la opción de otorgamiento de capitulaciones matrimoniales o un cambio de estado civil.

Capitulaciones matrimoniales:

La única opción para cambiar el régimen económico matrimonial sin disolver el matrimonio es la de acudir ambos esposos amistosamente al Notario para el otorgamiento de capitulaciones matrimoniales. No es posible el otrogamiento de capitulaciones matrimoniales sin el consentimiento y colaboración del otro cónyuge. El matrimonio es único para los cónyuges y evidentemente cada cambio debe de refrendarse por ambos cónyuges por mutuo disenso.

Se pueden realizar tantos cambios como se quiera realizar existiendo momentos en los que el matrimonio se rige por un régimen u otro en función de la fecha inicial de la celebración del matrimonio y el primer cambio, desde este cambio al siguiente, y así sucesivamente tantos periodos con regímenes

Separación, divorcio del matrimonio o fallecimiento:

Desde el momento en el que existe una separación matrimonial, divorcio o el fallecimiento de algún cónyuge el régimen económico matrimonial se disuelve necesariamente. Por tanto para el caso de que alguno de los cónyuges separado, divorciado o viudo fuera el beneficiario de un boleto premiado de apuestas será suyo sin ningún tipo de limitación de su previa condición matrimonial.

Diferencias para el cobro del dinero en función de matrimonio:

Si en el momento en el que es premiado un determinado juego de azar existe matrimonio pero el régimen económico matrimonial es el de separación de bienes, el premio le corresponderá íntegramente al esposo afortunado que cobre el premio. Para el caso de que el régimen económico matrimonial es el de gananciales el premio que cualquiera de ambos esposos lo quiera cobrar será de la sociedad de gananciales, o lo que es lo mismo, de ambos cónyuges.

Cambio de plazos de contratos de alquiler

El pasado viernes día 14 de diciembre de 2018 se realizo un cambio en la regulación de las medidas reguladoras del alquiler. Entre otras medidas se modificó el plazo de duración forzoso de los contratos de alquiler que se perfeccionen después de la fecha referida, el 14 de diciembre de 2018.

Plazos de alquiler

La Ley en aras de la estabilidad del inquilino establece unos plazos en los cuales el propietario no podrá optar por la rescisión contractual. El inquilino podrá optar por la resolución del contrato en cualquier renovación pero en cambio el propietario tendrá que mantenerlo forzosamente en los plazos legales que reiteramos que han cambiado.

Pasamos a exponerlos de una manera muy sencilla.

En función de la fecha de contrato se aplicará una normativa u otra pues por desgracia los plazos son modificados constantemente de manera concurrente con una tendencia política u otra.

Plazos antes:

Anteriormente el inquilino tenía derecho a mantener el contrato de alquiler 3 años, momento en el que por primera vez el propietario puede optar por rescindir el contrato, pues de no realizarlo, el inquilino tenía derecho a mantenerlo otros 2 años, o lo que es lo mismo, hasta el año quinto del contrato.

Llegado dicho momento ya ambas partes tienen derecho a la resolución del contrato de alquiler si se lo comunican a la otra parte un mes antes de la finalización de cualquiera de las anualidades.

Plazos ahora y en adelante:

Anteriormente el inquilino tenía derecho a mantener el contrato de alquiler 5 años, momento en el que por primera vez el propietario puede optar por rescindir el contrato, pues de no realizarlo, el inquilino tenía derecho a mantenerlo otros 3 años, o lo que es lo mismo, hasta el año octavo del contrato.

Se ha vuelto a la regulación que existía antes del año 2013.

Llegado dicho momento ya ambas partes tienen derecho a la resolución del contrato de alquiler si se lo comunican a la otra parte un mes antes de la finalización de cualquiera de las anualidades.

Autonomía de la voluntad de las partes contratantes:

Con independencia de lo referido mas arriba, el primer criterio de paralización del derecho de contratos de arrendamiento al igual que en el derecho civil general es la autonomía de la voluntad de las partes.

El hecho de que existan dichos plazos no obsta a que las partes de mutuo acuerdo opten por resolver antes el contrato o incluso establecer plazos mayores a los establecidos.

Cada contrato de alquiler se rige por la Ley aplicable en ese momento, por lo que reiteramos a partir del 14 de diciembre y hasta que exista otro cambio de la regulación es aplicable la regulación antedicha.

El matrimonio, ¿cárcel o libertad?

Un matrimonio puede constituir lo mejor de la vida de una persona o un verdadero infierno. De hecho, en un mismo matrimonio cada uno de los cónyuges puede sentir que es feliz con su vida matrimonial y el otro en cambio un verdadero suplicio y calvario.

Una persona puede sentirse presa de la institución sin poder desarrollar la vida que verdaderamente quiere sin ser consciente de que tiene el derecho a disponer de su estado civil pudiendo optar por mantener el matrimonio, separarse o divorciarse, el problema es que la otra parte tiene exactamente el mismo derecho.

¿Qué quiere decir esto?. Con la celebración del a boda por la concurrente voluntad de ambos novios nace el vínculo, pero en cambio con el deseo de uno sólo de ellos ya es bastante para el divorcio o la separación.

¿Qué pasa cuando un cónyuge quiere seguir casado y el otro dejar la relación con la separación o el divorcio?. En ese momento chocan los derechos de las partes. ¿Cual prima civilmente?, evidentemente prevalece el derecho al divorcio a la separación como libertad de uno de los esposo frente al otro por encima del derecho de mantener el matrimonio. Es mas importante el derecho de acabar con un matrimonio que no se quiere que el de mantenerlo por el deseo de uno sólo de los cónyuges.

El matrimonio de uno:

En matrimonio no debería de ser cosa de sólo una de los cónyuges, en el sentido de que uno decida todas y cada una de las cosas ya sean de mucha o poca importancia en la pareja.

En estos casos estaremos ante un matrimonio que tiende a la tiranía de uno frente al sometimiento y sumisión del otro.

El matrimonio dos:

Es lo ideal pero también lo más difícil pues en cada faceta de la vida tiene mas o menos peso cada uno de los cónyuges. No es cuestión de medir exactamente la importancia que cada uno de los esposos tiene en un determinado matrimonio sino únicamente que exista un equilibrio razonable.

Cada uno de los miembros del matrimonio tendrá su forma de ser que tendrá que intentar encajar con la del otro, y viceversa. En la medida en la que es posible formar un proyecto de vida común constructivo y positivo para ambos, será un matrimonio de dos. 

Si alguno de los cónyuges siente que no cuenta tanto como le gustaría o siente que quiere, o incluso que hay terceras personas que interfieren en la relación no estaremos en un matrimonio justo, sino una situación anómala que lleva a la infelicidad de aquella parte que siente que su matrimonio no es como desearía.

El matrimonio de tres o mas:

Cuando existe injerencia por parte de tercero en un matrimonio este deja de ser de dos y pasa ser de tres personas con mas o menos voz, voto y participación en el matrimonio. Esto como se puede entender no acaba bien a no ser que ambos estén de acuerdo.

El problema es que normalmente esa tercera persona interviene en el matrimonio por ser favorable a uno de los esposos, pero con la oposición del otro.

Mis suegros quieren romper mi relación de pareja

Mis suegros me odian y no paro de discutir con ellos:

Discutir con mi pareja por culpa de mis suegros
Discusión por suegros

La familia política juega un papel importante en nuestras vidas, al fin y al cabo son personas que estarán presentes a lo largo de nuestra vida mientras permanezca la unión de pareja.

Puede que al principio no seamos conscientes, pero vamos a tener que relacionarnos con ellos en bastantes situaciones.

Nos encontramos con que cada uno tiene sus costumbres y su forma de ver la vida, y a veces no somos capaces de entender porque son tan diferentes.

Con la familia política puede haber discrepancias y malos entendidos, pero no debemos dejar que eso perjudique nuestra relación, al fin y al cabo nuestra relación es con nuestra pareja.

Si discutes con tus suegros, tu pareja puede intentar mediar para que al menos haya un trato cordial. Es una situación muy incómoda para todos y lo mejor es prevenir esas discusiones o desavenencias.

Como evito que las discusiones influyan en la pareja:

  1. Acepta que tu pareja no puede desentenderse de su familia:

Ellos son parte de ella, y no podemos separarle de su entorno.

Tenemos que entender, que aunque no nos guste, es su familia.

  1. Poner límites:

Debemos dejar bien claro que los problemas de pareja son de pareja, y no deben de meterse.

Para que esto no suceda, lo mejor es no discutir delante de los familiares y arreglar las cosas en casa.

  1. Ser un equipo:

No debemos permitir que nuestros familiares, amigos o quien sea se metan en nuestra relación. Tenemos que mantenernos fuertes en equipo, y no dejar que las opiniones de los demás influyan en nuestra relación.

  1. Ser realistas:

Tampoco esperemos que de la noche a la mañana, nuestra relación con ellos vaya a ser perfecta. Debemos tener paciencia no entrar al trapo.

  1. No critiques a su familia:

Si criticas a su familia, seguramente se sienta herida, tienes que tener en cuenta que aunque te ame a ti también les ama a ellos.

  1. Mantén una actitud abierta y positiva:

No hagas comparaciones entre su familia y la tuya, entiende que son dos familias diferentes y que eso no es malo, al contrario puedes descubrir cosas nuevas que quizás no sabías.

Si la relación con ellos está muy desgastada, quizás sea buen momento tener un detalle con ellos e intentar limar asperezas.

Si ve que es imposible llegar a un entendimiento con su familia política, quizás su pareja deba de intentar mediar con ellos para al menos mantener un trato cordial.

Si aun así usted se encuentra mal y no ve solución al problema, plantéale la separación o el divorcio a su pareja, ya que quieras o no, la familia política forma parte de tu vida mientras continúes con esa persona.

Quizás no saben valorar el tipo de persona que eres, pero estar discutiendo cada vez que os veis, afectará a vuestra relación .

Segundas oportunidades y divorcio

Segundas oportunidades, ¿son buenas?.  

Volver con mi ex pareja después de haberlo dejado
Segunda oportunidad

¿Le doy una segunda oportunidad a la relación?   

¿Cómo podemos saber si darle una segunda oportunidad a nuestra pareja? ¿Cometeremos el mismo error de nuevo?, ¿O estamos pensando en dar una segunda oportunidad por los momentos buenos vividos y por el miedo a quedarnos solos o por el qué dirán los demás?

Muchas veces las segundas oportunidades se vuelven varios intentos que nunca funcionan, de esta manera se vuelven terceras, cuartas, quintas oportunidades y así hasta que nos demos cuenta de que no vale la pena seguir intentado algo que no funciona.

Para poder mantener una relación, el rencor, el odio, el dolor por las cosas pasadas, debemos dejarlo a un lado, y saber perdonar. Hay parejas que no son capaces, y seguir intentándolo es como darse cabezazos contra la pared.

¿Por qué las segundas oportunidades no funcionan?    

¿Por qué?, cuidado con volver con la expareja
Segundas oportunidades no funcionan

Para que pueda funcionar una segunda oportunidad debemos de tener claro que queremos a esa persona y que le vamos a perdonar. Hay parejas que vuelven por la sensación de una necesidad, por un vacío al cambiar por completo su vida, es decir, por una dependencia emocional.

De esta manera, es imposible que la relación funcione y salga bien, si los motivos son la soledad, la tristeza, la incapacidad de superar la ruptura

Los problemas seguirán presentes en la relación y volveremos a tener las mismas discusiones, sintiéndonos de nuevo en una relación tóxica. Tenemos que ser capaces de estar solos y no depender de otra persona, para que de este modo la relación sea lo más equitativa posible.

La felicidad y el bienestar dependen de uno mismo, no es una obligación que podamos delegar a nuestra pareja. Debemos ser felices con nosotros mismos para poder ser felices junto a otra persona. También nos ayudará a tener claro si realmente queremos dar una segunda oportunidad a nuestra historia o si estamos influenciados por esa sensación de soledad que nos hace pensar que sin esa persona no somos nada.

Las parejas perfectas no existen                  

No se debe idealizar el amor de una persona sino aceptarlo como es
¿Existen las segundas parejas?

Las relaciones de pareja en las que todo es perfecto, no es real, somos personas individuales con pensamientos a veces diferentes, y tenemos que respetar y comprender a la otra persona. Las parejas deben de complementarse, no añadir obligaciones agobiando a la otra persona y haciéndole responsable de nuestros sentimientos.

Encontrar a un compañero de viaje, que sea nuestro amigo, nuestra pareja, nuestro confidente… No existen las parejas idílicas, pues estar siempre de acuerdo no es fácil, habrá veces en las que toque ceder. Confundir el amor con la necesidad, es algo habitual hoy en día, pero recordemos que no es malo estar solo, lo malo es estar acompañado de alguien y sentirse solo.

Antes de dar de nuevo otra oportunidad tenemos que resolver los problemas que nos han llevado a esa ruptura para poder aprender de ello y no volver a cometerlos, tanto los problemas de pareja como los individuales.

Que debemos de tener en cuenta para darle una segunda oportunidad, o no:

Razones para darle una segunda oportunidad

  • Si la situación puede ser corregida, si es un malentendido. Todos podemos mejorar, pero tenemos que estar convencido de ello.
  • Si la relación se ha debilitado por causa del día a día, hay que intentar reavivar la llama del amor y reparar los daños causados.
  • Pedir disculpas y hacer un esfuerzo por mejorar, el hecho de pedir disculpas hace que seamos conscientes del error que hemos cometido y nuestra intención por arreglarlo.
  • Hablar con nuestra pareja sobre cómo nos sentimos, mantener un dialogo y tener la confianza suficiente para poder transmitirle nuestros sentimientos.

Razones para no darle una segunda oportunidad

  • Si no tenemos los mismos valores y objetivos, una segunda oportunidad no será exitosa, solos nos servirá para volver a sufrir.
  • Si en la relación ha habido mentiras y traiciones. No se puede mantener una negociación con una persona que es mentirosa y traidora, pues lo más seguro es que lo vuelva a hacer.
  • No se siente bien cuando esta con esa persona. Siga lo que le diga su corazón, si su corazón le dice que no está a gusto con esa persona hágale caso. Si ya no se siente bien es porque algo está fallando.
  • Sus personas de confianza (amigos, familiares, etc) le apoyan para que no continúe con la relación. Está claro que las personas más cercanas para usted solo van a querer que se encuentre bien. También pueden ver cosas desde otra perspectiva que para usted sea más complicado por ser la persona implicada.

Posibilidades legales:

Segundas oportunidades separaciones de matrimonios
Opciones legales divorcio

Para el caso de que exista matrimonio debemos de ser conscientes de que cabe la posibilidad de mantener un matrimonio sin tramitar ningún procedimiento, acudir a la separación o en su caso al divorcio.

Desde nuestra experiencia recomendamos no tramitar ningún procedimiento judicial o notarial hasta que no estén convencidos. Una vez que se confirme la ruptura optar por el divorcio directo con un convenio regulador por mutuo consenso.

Como se suele decir la separación matrimonial es una situación intermedia, una “media tinta”, que sólo beneficia a los abogados que tramitarán y cobrarán dos procedimientos, el de separación y normalmente después el de divorcio.

Además hay que ser consciente de que si nuestra ex pareja está de acuerdo en la tramitación amistosa no quiere decir que el día de mañana también lo esté. Es algo que no se puede ni debe dar por hecho. Las desavenencias pueden provocar que cuando uno de los esposos quiera el divorcio el otro lo rechace de manera amistosa simplemente por “joder” como se suele decir.

Sólo existen tres situaciones cuando no sabemos si volver con nuestro marido o mujer y darle una segunda oportunidad o dar por terminada la relación para siempre:

Quedarnos casados:

Es una buena opción para no realizar ninguna gestión burocrática.

En los casos en los que aún está “en el aire” la decisión definitiva de confirmar la ruptura no mantener la relación es la mejor opción.

Es lo mas recomendable en todos aquellos casos en los que como se suele decir en un matrimonio se “están dando un tiempo”.

Lo mas prudente será esperar a que pase el tiempo necesario como para aclarar la situación y una vez resuelto optar por seguir con el matrimonio o tramitar el procedimiento de separación o divorcio conforme consideren mas conveniente.

Separarnos:

Es una buena opción para matrimonios que están dándose un tiempo y no saben si la ruptura es definitiva pero quieren dejar constancia oficialmente de su situación.

Cabe reconciliación posterior, divorcio o mantenimiento del matrimonio hasta el fallecimiento de uno de los esposos, momento que en su caso supone la disolución del vínculo matrimonial (igual que en el divorcio).

Como hemos indicado mas arriba, desde nuestro punto de visita es la peor opción, salvo que exista algún otro motivo de los cónyuges para tomar esta decisión.

Divorciarnos:

Es la mejor opción cuando la ruptura sea una situación definitiva.

También es posible a pesar de haber tramitado una separación o divorcio retomar la relación sentimental como cualquier otra pareja sin ninguna necesidad de contraer un nuevo matrimonio.

De hecho, esta demostrado que en muchos casos las rupturas en segundas parejas se producen cuando se vuelve a contraer un segundo matrimonio.

Somos expertos en derecho de familia y defendemos el divorcio de todos aquellos matrimonios que no puedan ser felices juntos, y de esta manera puedan continuar con otros proyectos de vida. Abogados por una ruptura amistosa que permita continuar a ambos ex cónyuges por sus respectivos caminos de la manera mas sana, positiva y constructiva posible.

Los cambios siempre deben de ser y son para mejor, si no estas convencido o convencida que así sea, no tomes la decisión y quédate como estás. Ahora bien, si sientes que no hay otra opción mejor para tu vida, divorciate lo antes posible tratando de llegar a un entendimiento, si lo necesitas, nosotros te ayudamos. No pierdas tu tiempo ni el de tu actual  pareja.

Efectos psicológicos del divorcio en casos de maltrato

Los efectos psicológicos por maltrato en la pareja:

No a ningún tipo de familia intrafamiliar
Maltrato y divorcio

Cuándo el maltrato proviene de la persona que quieres es mucho más duro y difícil de superar.
Si no se trata correctamente será para la persona maltratada difícil de superar , siempre deja huellas que en ocasiones son imposibles de borrar .
Si tu pareja te quiere bien no te hará nada que te pueda dañar , si aún así lo hace sin mala intención aún así quizás no te interese ni convenga estar con alguien así. El maltrato físico es el más fácil de identificar pero en el caso del maltrato psicológico es mas complicado de apreciar.

Signos de maltrato psicológico familiar:

De entre otros pequeños signos de maltrato que día a día nos pueden ir minando y hacernos sentir mal de manera injusta sin saber que podemos estar siendo maltratados o maltratadas, destacamos:

  • Burlas o desprecios, frases como no vales nada , quien te va a querer a ti , siempre haciendo el ridículo… etc.
  • Potenciar constantemente los errores con frases como todo lo haces mal.
  • Hacer sentir  al otro culpable por cualquier cuestión cotidiana.
  • Pretender controlar cualquier ámbito de nuestra vida: Relaciones personales, comunicación por nuestro móvil o redes sociales… etc.
  • Pedir explicaciones de cuestiones que van mas allá de la pareja. Meterse en nuestras intimidades, nuestras amistades, trabajo, relaciones familiares, aficiones, ocio… etc.
  • Darnos pautas de cómo debemos vestir, actuar o comportarnos.

El maltratador intentará siempre anular al otro , muchas veces confundimos si hay maltrato o no por qué no hay gritos ni malos modos pero podemos estar siendo maltratados de manera sutil.
Las huellas que deja este tipo de maltrato afectan al cuerpo , a la vida y también a la hora de relacionarse con otras personas , las personas con baja autoestima son las más propensas en caer en manos de este tipo de maltrato . Aparece la culpa y la ansiedad pensando que la culpa es nuestra.

Consecuencias del maltrato:

Produce angustias , problemas para conciliar el sueño.
No apetece ver a nadie , ni relacionarse con nadie , tienden a aislarse de la vida social.

Este tipo de maltrato surge tanto en hombres como en mujeres, pero es verdad que según la sociedad en el que vivimos está mal visto o no se entiende que un hombre reciba maltrato por parte de la mujer, por lo que la mayoría tiende a ocultarlo o a no admitirlo.

A consecuencia de una situación de maltrato una persona puede estar desorientada, no saber si quiere divorciarse o quiere mantener su matrimonio.

No saber que quiere hacer con su vida. Perder los proyectos y objetivos. Perder su entorno personal, laboral, familiar y social. Destruirse por dentro. Romperse sin saber qué ha pasado.

Ninguna persona tiene derecho a someter a otra y menos aprovechándose de la relación de confianza existente. Una de las cosas mas importantes es detectar cual es el motivo de sentirnos mal. Entender por qué no podemos desarrollar nuestra vida como deseamos.

Soluciones y ayuda para un persona maltratada:

Ayuda de uno mismo y apoyo social en contra de la violencia
Soluciones al maltrato

Evidentemente el primer paso es darse cuenta de que una persona está sufriendo maltrato. En muchos casos quien mas te quiere tratar de ayudar aconsejando que se abra los ojos y la persona maltratada salga de su silencio y dé el paso de dejar a la persona maltratada presentando la correspondiente denuncia. En estos casos la reacción propia influenciada por la presión del maltrato suele se rechazar a quien nos quiere ayudar.

Cuando la situación se hace insostenible se produce la complicada situación de no saber a quien pedir ayuda pues normalmente se ha rechazado la ayuda con anterioridad. No se sabe como dar un paso atrás. Es muy difícil pedir ayuda cuando una persona esta psicológicamente sometida y perdida.

Legalmente ahora sí que existen los mecanismos que protegen a cualquier víctima de violencia familiar, siendo hombre y sobre todo siendo mujer. Nuestro bufete no está en contra de la violencia de ningún tipo de género, sino de cualquier tipo de violencia o intimidación.

Se ha luchado mucho por lograr el derecho fundamental de la libertad de las personal. El problema es cuando una persona elige como compañero o compañera de vida a la persona que arrebata dicha libertad.

Toda persona puede decidir sobre su vida pero el problema es que la persona que sufre maltrato normalmente no está capacitada para pensar con claridad y distinguir y entender lo que le ocurre. Es frustrante querer ayudar a una persona que no permite que se le ayude. Que no ve ni se plantea algo que es evidente.

Que justifica cualquier cosa en favor de la persona maltratadora, las soluciones en estos casos necesitan mucho tiempo y paciencia con continuas idas y venidas emocionales.

Hay que ayudar a una persona maltratada como esta persona necesite debiendo de aceptar las limitaciones que se imponga injustamente siempre y cuando no se trate de una situación grave, caso en el que habrá que llegar a denunciar la situación. Es una situación muy delicada.

Hay que intentar hacer ver a la persona maltratada que no se merece que la quieran así. Que no debe de aguantar ciertas situaciones, pero sobre todo mostrar un apoyo incondicional que en la medida de lo posible le haga sentir fuerte.

A medida que va dando se cuenta de la vida que está teniendo fruto del maltrato si siente que tiene alguien que de verdad le apoye y quiera ayudar tendrá la fuerza de tomar la decisión de dejar a la persona maltratadora y/o denunciar.

Chantaje de mi ex para impedir divorcio

Mi pareja me chantajea para que no pida el divorcio         

Chantaje de mi pareja para que no me divorcie
El chantaje emocional

El chantaje emocional y la manipulación es algo común en muchas parejas, amistades  e incluso en las relaciones familiares. El objetivo de un chantajista es conseguir manipular a otra persona para transformarla en alguien que satisfaga sus deseos.

A veces, puede ser realizada de forma muy sutil para que la otra persona no sea consciente de que está siendo manipulada. Una persona que recurre al chantaje emocional es alguien inseguro y débil, aunque nos quieran mostrar totalmente lo contrario.

Recurren al chantaje para alcanzar sus objetivos, ya que no se ve capaz de conseguir las cosas de una manera honesta.

No se deje chantajear si usted se quiere divorciar, debe entender que una relación es de dos, y no podemos obligar a nadie a querernos.

Formas de chantaje emocional para evitar separación:

De entre las principales formas de chantaje emocional cabe destacar las siguientes:

  1. Chantaje emocional por presión o amenazas

En chantajes por no divorciarme o separarme
Presión y amenazas

Este tipo de manipulación consiste en ejercer presión sobre la otra persona de manera que su libertad es limitada. Si no hace lo que yo digo me enfado y se lo reprocho. La victima mediante esa manipulación siente miedo. La típica frase “SI haces eso, te dejo” es una frase radical y muestra que si no acatamos la orden tendremos consecuencias.

Tenemos que mantener una actitud clara, para que el chantajista vea que no nos causa miedo. Una amenaza o presión busca generar miedo para que así acabemos obedeciendo las órdenes.

Lo importante es que vea que enfrentamos su amenaza y que no vamos a aceptarlo.

  1. Chantaje emocional que nos hace sentir culpables

El chantaje de pareja haciéndome sentir culpable
Culpabilidad chantajista

Consiste en crear un sentimiento de culpa en la victima, haciéndonos creer que somos una mala persona si no obedecemos. Frases como: “Si haces eso es porque no me quieres”, “Después de todo lo que hice por ti”, “Pensé que eras buena persona”.

Lo que busca con cualquiera de esas frases es que el otro se sienta culpable. De esa manera la victima podría ser manipulada y acabaría cediendo para no sentirse mal.

Tenemos que mantenernos fuertes para que el chantajista vea que no nos sentimos culpables ni malas personas por el incumplimiento de sus caprichos. Hay personas que utilizan frases más extremistas como: “Si me dejas, no quiero vivir más”, ese ejemplo es mucho más delicado, ya que no sentirnos culpables o responsables es difícil.

No obstante, cada uno es libre de vivir su vida como quiera y en libertad, no podemos estar presos de alguien por pena ni por culpa.

  1. Confundir y distorsionar

El chantajista intentara darle la vuelta a la tortilla, para hacernos ver que tiene la razón. Intentará ser nuestra guía, para hacernos creer que necesitamos de sus consejos, siempre actuando de una forma sutil y sabiendo nuestros puntos débiles. Tratará de crear una dependencia para que veamos que siempre tiene la razón y que lo que quiere es ayudarnos.

Tenemos que mantenernos firmes en nuestras opiniones y no dejar que la suya nos influya. Si trata de convencernos diciéndonos que estamos equivocados, podemos expresarle que equivocarse es de humanos.

  1. Promesas positivas y regalos

Este tipo de chantaje es muy típico, la finalidad es siempre la misma. Pretenden hacernos sentir premiados siempre y cuando hagamos caso a las órdenes. Suele ser un chantaje al que recurren los padres con sus hijos, pero en este caso sería constructivo ya que es por el bien del niño para que pueda aprender.

Pero en el caso de las parejas pueden hacerle el chantaje mediante el tema económico, ofreciéndole cosas que quizás la otra persona no podría conseguir por sí misma.

Tenemos que tener en cuenta, que las buenas acciones no se deben echar en cara una vez que termina la relación. Lo mejor es mantener una igualdad dentro de la pareja, para que estos reproches no lleguen.

Señales para reconocer un chantajista:                         

  • Hablar con ellos puede resultar estresante. No aceptan opiniones diferentes y van cambiando la estrategia para que finalmente acabes siendo manipulado.
  • Las sensaciones son más fuertes que la razón. Tenemos que ser conscientes de que si nos mantenemos al lado de una persona chantajista, es común sentirnos indecisos, incómodos, frustrados, con malestar….Podemos percibir que algo no va bien pero los chantajes y el miedo pueden acabar haciendo que nos sintamos incapaces de tomar decisiones.
  • Nos hacen ver que tienen una vida idílica. Nos hacen ver que todo en su vida es perfecto, para que les veamos como una persona de referencia. Por eso las personas con una baja autoestima son más susceptibles de caer en los engaños de los manipuladores.
  • Quieren ser los que tengan siempre la razón. Son poco flexibles y no escuchan las opiniones diferentes, de hecho, hasta les molesta que expongas tu opinión. Nos harán creer que somos ignorantes y que no sabemos de lo que hablamos.
  • No les gusta recibir consejos. Como consideran que son dueños de la verdad, cualquier consejo o opinión contraria a sus pensamientos le hará enfurecer. Pues para ellos solo hay una verdad y es la suya. Los consejos los perciben como un insulto a su inteligencia.
  • Cambios bruscos de humor. Tienen constantes cambios de humor, ya que para conseguir ser felices, necesitan manipularnos y cuando lo consiguen están de buen humor y cuando no enfadados. Sus cambios pueden ser muy repentinos.
  • Anular las opiniones del otro. No aceptan otra opinión como válida. La opinión propia de ellos es la verdadera y se vuelven intransigentes.

Habrá que analizar cada caso con mucho detenimiento para poder diferenciar una actitud de chantaje “razonable” de aquella que puede ser susceptible de maltrato intrafamiliar y que en su caso sería susceptible de denuncia. Nuestros abogados son expertos en tramitación de todo tipo de divorcios, consúltenos, intentaremos ayudar como necesita.

Cómo reconocer a una persona manipuladora en pareja
Señales de chantaje