Amor y cariño de hijo por su padre o madre en divorcios

Amor y cariño de hijo por su padre o madre en divorcio:

Por desgracia, es frecuente en las rupturas con hijos, que los padre o madre no sepa separar la ruptura sentimental y drama emocional, con la relación del niño o niña con el otro progenitor. En muchos casos se les hace partícipes, mensajeros, testigos, pruebas o incluso protagonistas de los problemas de pareja de los padres, haciendo que se posicione y en muchos casos se sitúe como protector o protectora de su padre o madre que es la parte “buena”, frente a la otra, que por tanto es “mala”. Se inician enfrentamientos injustos e improcedentes fruto de alienación parental, o cuanto menos, a la falta de respeto de los padres a sus hijos en los que por no saber gestionar sus frustraciones y despecho transmiten a los hijos comunes su dolor haciéndose “aliados” unidos en contra del “enemigo” común. Deben de existir límites en los divorcios y separaciones, y el mas importante es el de los hijos que no tienen culpa de nada y no deben de pagar los “platos rotos” de sus padres para suplir sus debilidades.

Amor y cariño de niños a una madre en casos de divorcio
Amor y cariño

Lo que es intolerable es que una madre o padre utilice “lo mucho que quiere a su hijo o hija” para malmeter y hablar mal del otro progenitor, de su familia o utilizar desprecios respecto de sus cualidades o circunstancias. No se debe de justificar nuestra propia actitud con la actitud de la otra parte, frases como “él o ella también habla mal de mi”, “tengo que defenderme”, “mi niño tiene que saber la verdad”… etc.

El amor y el cariño de un padre o madre es de lo mas importante de la vida de un niño que va creciendo y convirtiéndose en una persona diferente con unos valores condicionados en función de su crianza e influencias. Cuando se tiene un hijo y elige a un progenitor y progenitora para algo tan importante, se debe de ser responsable, pues el padre o madre lo hemos elegido nosotros, o aunque no se haya elegido y el niño no haya sido buscado, desde el momento en el que se mantuvo la relación sexual fruto de la que ha nacido nuestro hijos, debemos de asumirlo como nuestra responsabilidad, puede ser un error, pero normalmente nuestro. Cada persona tiene una forma de ser, y la debemos de respetar aunque no nos guste en todo o en parte, pero lo hemos elegido nosotros.

Los hijos no deben de presenciar los conflictos de sus padres, y menos tener “voz y voto” al respecto, pues se debe de mantener protegido y fuera de las discusiones en todo lo posible. Cualquier persona que lea esta publicación puede penar “yo sólo lo hago un poco” o “mi caso es diferente” o “lo hago por su bien para que sepa la verdad”. Evidentemente cada caso es muy diferente, pero hay límites que no se deben de sobrepasar con nuestros hijos, pues tienen derecho a una infancia feliz, pudiendo valorar por si mismo su opinión de cada uno de sus progenitores, la relación que quiere tener con cada uno, y en muchos casos es contraproducente influenciar a los niños, pues con el paso del tiempo se suele revelar la verdad, y como efecto resorte la relación con el progenitor que ha malmetido acaba “haciendo aguas”.

Los hijos no deben de tener el compromiso de elegir entre el cariño y amor de papá o mamá, pues es compatible la relación de ambos, pues precisamente con la separación o divorcio se debe de buscar una regulación que principalmente sea positiva para los hijos, y en segundo lugar, que sea de interés de los padres. Lo importante desde el momento en el que se tiene hijos son ellos, no uno mismo. No podemos dejarnos llevar por el orgullo de frases prototípicas como “no voy a hablarle mas”, ¿cómo se va a cumplir si se tiene un hijo?. Evidentemente debemos de dejar a un lado lo malo y continuar nuestra vida protegiendo a nuestro niño con amor, cariño y respeto. No hay que luchar por ser el progenitor mas querido como una batalla o lucha, se debe de fomentar y compartir el amor de nuestro hijo si verdaderamente queremos quererle y cuidarle como se merece. La primera obligación de todos los padres en el cauce de un procedimiento de ruptura, es hacer un esfuerzo por lograr tramitar un divorcio de mutuo acuerdo.Relación de afecto de padres con los hijos

Afecto de padres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *