PROCESO DE FILIACIÓN, PRUEBA DE PATERNIDAD.

PROCESO DE FILIACIÓN, PRUEBA DE PATERNIDAD

 

¿Me pueden obligar a reconocer a un hijo?, ¿puedo negarme a realizar la prueba de paternidad?

 

Existe un procedimiento de filiación, consistente en determinar la paternidad de un hijo. Una de las pruebas básicas del proceso, es la prueba de paternidad biológica en la que se determinará si efectivamente existe una relación biológica entre padre e  hijo, o no.

 

Cualquier persona puede ser parte demandada en un procedimiento de filiación, pudiendo acudir al proceso a defender sus derechos, o no, por lo que estrictamente no se puede forzar a una persona a reconocer a un hijo, pero si que se puede iniciar libremente un proceso de reconocimiento de paternidad contencioso en el que se declare, o no. En estos casos, si fuera una demanda temeraria e infundada se podrían imponer las costas a la parte demandante, apreciándose mala fe.

 

La prueba biológica es esencial en estos casos, y aunque se entiende voluntaria y vinculada a la intimidad y honor de la persona, se realiza forzosamente cuando el Juez lo decide,  al considerar que hay indicios suficientes que hacen probable, o al menos posible, la paternidad. Los indicios básicos son testigos, fotografías, cartas, documentos, llamadas… etc. Todos los medios de prueba admitidos en derecho que justifiquen una relación entre el padre y la madre en el tiempo en el que se quedó embarazada y que por tanto acrediten la relación paterno filial. Si el Juez acuerda el sometimiento de uno de los progenitores a la prueba biológica, y éste se niega a practicarse la misma, dicha negativa supone, por sí sola, la declaración de su paternidad.

 

El reconocimiento de paternidad puede realizarse judicialmente mediante un proceso de filiación tanto de mutuo acuerdo como contencioso. Cuando una filiación haya sido declarada por Sentencia firme es inamovible, y no podrá impugnarse ni declararse otra que la contradiga.